lunes, 13 de mayo de 2013

El hada del bosque

En el mundo de las hadas, Darabita es considerada una de las hadas más traviesas y juguetonas. Se puede pasar horas y horas en el bosque del Enebro moviendo las alas de un sitio a otro, buscando nuevos paisajes para sus juegos y rociando de polvo de estrellas a todo ser (viviente o no) que se encuentra a su paso.

El despliegue que hace de su magia es visible desde todos los puntos del bosque, porque va dejando un rastro brillante que no se puede esconder aunque quiera. Se ve desde muchos kilómetros. Y lo más importante: se nota su efecto aunque no creas en ella.

Pero, aunque no todo el mundo lo sabe, las hadas no son del todo perfectas y hay veces que se esconden hechas una pelotita porque están débiles, o tristes o, simplemente, necesitan de la compañía y del cariño de sus seres queridos. Y tampoco todo el mundo sabe que eso es lo que les hace ser tan encantadoras y únicas. Si reclamaran la atención a gritos, con lloriqueos o con chantajes -como hacen sus amigas las duendes- no serían tan atrayentes.

Hoy todo el mundo buscaba a Darabita y la llamaba sin cesar, rebuscando debajo de las hojas verdes, en el repecho del río donde a veces se mojaba los pies y en lo más alto del monte desde donde se ven las estrellas salir de paseo y volver corriendo a casa antes de que salga el sol a cegarlas.

Y es que hoy Darabita estaba pequeñita pequeñita (casi era invisible a los ojos humanos) y estaba comiendo a dos carrillos los frutos del árbol mágico del fondo del camino que le daban la energía necesaria para ser el hada incansable y bulliciosa que daba todo lo que tenía.

Cuando la encontraron, aquellas criaturas a las que ella daba día a día su alegría le regalaron una sonrisa, le miraron a los ojos borrando todo rastro de tristeza, y le dieron el perfume de su compañía sanando así las posibles heridas como hace el ombligo de Venus que posee aplicaciones medicinales bastante interesantes.




Eso era todo lo que necesitaba Darabita.


Volvió a su mundo soñado donde la soledad se disipa porque hay alguien que aún sueña con ella y cree firmemente en las hadas. Así que no tiene más que volar hacia allí porque un minuto en su piel es lo que necesita para darse cuenta de que realmente existe, de que no hace falta dormir para vivir en un sueño, de que no quiere volver a cerrar los ojos si no es abrazada a su recuerdo. De que las hadas tienen una misión en el mundo y que ella es y será, sea como sea, el hada del bosque del Enebro.






@Darabita

18 comentarios:

  1. Cuéntame un cuento, en abril conocí, bueno supe de la existencia de Darabita y hay noches que me acuerdo de ella, hoy vuelve a asomarse y me ha hecho compañía mientras leía tu relato, con planta medicinal incluida.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Pues sabes que Darabita visita a todas y cada una de las personas que se acuerdan de ella y les deja escondido su polvo de estrella?

      Me lo dijo un día que no la encontraba y me explicó que estaba de tourné...

      Eliminar
  2. ¡Cuantas Darabitas necesitamos en estos tiempos! Ojalá que no desaparezcan nunca....!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Ojalá no solo no desaparecieran sino que se reprodujeran!

      Que sepas que Darabita me ha dicho que si creemos en ella nunca nunca va a desaparecer.

      Eliminar
  3. Me voy a acordar de ella porque necesito un poco de polvo de estrellas.

    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando quieras, dímelo, que sé dónde se esconde.

      Eliminar
  4. Ponga una Darabita en sus sueños porque si no sueña no sabe el mundo que se pierde.

    !Darabitaaaaaaaaa dónde estás!!!

    Un abrazo,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay que soñar, siempre soñar. Para realidades ya tenemos todo lo demás.

      Eliminar
  5. Mi querida Beatriz, gracias a Dios que reaparece Darabita, la he echado tanto en falta , es tanta la Luz y el bienestar que me proporciona , bueno ya sabes que no hace mucho te pregunte por ella .

    Crei sentir estos dias pasados algún atisbo de tristeza en tus publicaciones ( disculpa si no es así). Dile a Darabita que estoy encantada de volverla a sentir y que si como hada tambien necesita una caricia o algunas palabras tiernas , que yo estoy dispuesta a dárselas, ya que dada su bondad y su generosidad con todos nosotros tambien ella se merece ser atendida :Nuestro corazón se encuentra tan bien con ella que no paramos atención en su estado de ánimo,no quiero que esté triste nuestra hada del color , de la ilusión y del amor.
    Dile a Darabita que en mi blog de fotografía elcaprichodelaluz.blogspot.com le dejaré mañana algo para ella.
    A ti Beatriz te dejo un fuerte abrazo y un besote enorme.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gloria, ya te dije un día que eres una persona fantástica. Da gusto encontrarse por esta vida a gente como tú.

      Me ha encnatado lo que he visto en tu blog.

      Además, cuando se lo he enseñado a Darabita, no veas qué contenta se ha puesto: agitaba las alitas tan rápido, que creí que se iba a caer del cansancio. De dar tantas vueltas a mi alrededor se le cayó casi todo el polvo de estrellas que llevaba guardado (y me puso perdida, claro).

      Me ha dicho que te mande esto, porque ella no sabe escribir con nuestras letras:

      "La magia que te dejan las hadas hace que, en el momento más frío de nuestras vidas, cuando parece que todo está acabado, oscuro y sombrío, nos unamos con aquellos a los que amamos para obtener ese calor especial que ni el Sol es capaz de proporcionarnos en cualquier época del año.

      Cualquier pequeño detalle puede hacernos sonreír, nada puede hacernos sentir tristes si sabemos que alguien espera nuestro abrazo, nuestra palabra, nuestra mirada, que nuestro calor le es necesario en este momento que debe ser inolvidable.

      Por un día, los tristes colores del cielo de afuera, no serán la causa de la mayoría de las lágrimas que bañarán los ojos de aquellos que aún creen que el mundo es movido por el cariño, pues se tratará de lágrimas de felicidad, de ilusión, de amor.

      Tú has sabido expresar de la forma más sincera el valor que tienen las personas que nos rodean, así que te dejo una caja con papel brillante y cintas de colores en la que se esconde la llave de cualquier sueño, ese que sólo sabes tú y por el que llevas tiempo luchando.

      ¡No mires el reloj! ¿Qué importan las horas? La vida es tan corta que no hay tiempo que perder.

      En estos días pienso en ti y poco me importa el grado en que me correspondas, pues a poco que lo hagas, ya eres parte de mí.

      Que en cada atardecer siempre tengas la esperanza de un nuevo amanecer y que tus ojos siempre encuentren otros ojos donde poder mirarse.

      Gracias

      Darabita"

      Eliminar
  6. Darabita en fascinante, chiquita y encantadora. Cuando me tope con una rama de enebro, susurraré su nombre.
    Estoy contigo, Beatriz, cada compañía tiene su perfume :) Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Sabes que cuando susurras el nombre de un hada, le llega a sus oídos aunque esté a mucha distancia?

      Y si se oye nombrar, seguro que esa noche te visita en tus sueños.

      Eliminar
  7. Una bocanada, tus páginas tan verdes, de magia y naturaleza. Te caminaré como un oasis, beberé si me dejas. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro que te dejo. Y no solo eso: será para mí un honor que lo hagas, maestro.

      Eliminar
  8. Darabita es como su nombre tierna y mágica, a mi me cae bien la verdad, :)
    Maravilloso personaje.
    Un abrazo, Beatríz.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, me gusta que te guste.

      Y que te caiga bien Darabita.

      Eliminar

Me harías feliz si dejaras aquí algo