domingo, 1 de septiembre de 2013

El jardín de la alegría




Las noches se engalanan con reflejos de tus pestañas.
Imágenes que pasean de un lado a otro de la estancia, como si fueran fantasmas que están de fiesta.
Mi mente recrea vivencias que salen de debajo de tu almohada.
Mi cuerpo sufre corrientes que me transportan veloz hasta tus brazos.
Somos un mismo camino plagado de desvíos y atajos.

Y cuando te observo callada, con esa mirada mía que escruta sin querer entrometerse, te veo como un sarcófago enigmático, cerrado a cal y canto, a prueba de las más fuertes inclemencias del tiempo, reflejando su forma y su belleza por fuera y guardando con total sigilo todo lo que lleva dentro.

Tus palabras me traspasan, tu pensamiento es mi rompecabezas, tus deseos me involucran, tu vivir me apasiona. E inevitablemente, una y otra vez, mi corazón siente y se enternece.


Me gusta ver tu ventana adornada con jardineras.
Pensarte riendo tras las cortinas del salón cuando entro desde la calle.
Hacerte el café por la noche cuando tu sofá te espera impaciente.
Hacer diana una y otra vez cuando he cambiado la punta de los dardos por rayos de amor insoronizados.
Calmar tu tensión con mis manos empapadas en aceite e incienso.
Comerme tu aliento a besos y sentir tus manos fuertes.
Sentirte protegiéndome del frío, llenándome de caricias y cubriéndome de mimos.

Abrazarte por detrás cuando tu sueño te vence.
Amarte como sólo sabe amar un corazón ardiente pero equilibrado.



Y cuando los años nos regalen más tiempo, quiero disfrutar contigo la tranquilidad de un desayuno al sol,día tras día, en nuestro particular jardín de la alegría.







@Escritos

3 comentarios:

  1. Una vez más al leerte me permites viajar en tu poesia llena de color y sentimientos, siempre cuando vengo a visitarte, cuando el tiempo ahora escaso me lo permite, me llevo un aroma fresco que me regala una tierna sonroso.
    Un fuerte beso lleno de luz y color mi querida Beatriz.


    PD :)
    Por motivos de trabajo ahora no puedo dedicar mucho tiempo , pero en cuanto puedo aquí estoy

    ResponderEliminar
  2. Que precioso texto Beatriz, acompañado de una imagen muy cálida.
    Un beso !!!!

    ResponderEliminar

Me harías feliz si dejaras aquí algo