viernes, 5 de abril de 2013

Mirándote

Me gusta mirarte cuando no sabes que lo hago.



Al levantarte, te desperezas lentamente y mientras te atusas el pelo y te pones las zapatillas sentado en la cama, yo te observo en silencio.

Me gusta cuando con cara ausente, apoyado en la mesa de la cocina, esperas a que te saque de tu letargo el sonido de la cafetera que te ofrece su café recién hecho para unirse con la leche.

Me gusta verte cuando sales de la ducha y aún mojado, te miras de frente y de perfil, para luego acercar la cara al espejo a contar cuántas nuevas canas pueblan tus sienes. Luego, como un rito ancestral en tu historia, entornas los ojos y le dices a tu imagen… ¡¡qué guapo eres!!

Me gusta observarte sentado al volante de tu coche rojo mientras vas pensando lo que te espera, repasando la agenda del día mentalmente, preparando la conversación que mantendrás dentro de unas horas con aquellos que te esperan.

Me gusta verte llegar y repartir 100 “buenos días” adornados con 100 sonrisas y 50 besos. Y sentarte, relajarte, coger aire y oírte decir: ¡vamos allá!

Me gusta verte en los ratos en los que aflojas el ritmo y piensas lo reales que son tus anhelos.

Me gusta saber que ya vuelves a casa y que estás satisfecho. Y verte de verdad descansar cuando plasmas tus pensamientos, cuando arrojas fuera tus sueños, cuando bailas al ritmo de tu propia voz, cuando pones color a tu mundo.

Me gusta sentir que de noche, cuando te vence el sueño, antes de irte a dormir dejas tu mente vagar para imaginar quimeras dignas de ser vividas.




Y mientras tú haces todo eso, yo te veo sin que te des cuenta.
Porque aunque tú no lo notes, yo siempre estoy mirándote. 








@Escritos

18 comentarios:

  1. Jaja

    como he ha gustado

    a mi también me gusta mirarle, pero pocas veces no me pilla


    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Coté, lo divertido de "este juego" es que no nos pillen, aunque es complicado porque nos solemos quedar extasiadas...al menos, yo.

      Eliminar
  2. Creo que es la mejor forma de conocer a alguien y un placer enorme, si es la persona que amas.
    Saludos, Beatriz.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto. Cuando no nos sentimos observados, somos naturales.

      Eliminar
  3. Bueno, y una vez mirado y remirado... hay que dar un toquecillo para que se entere jajaja
    Una bonita historia de admiración en silencio :D
    Besos abisales

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. También es bonito saber que nos observan con admiración

      Eliminar
  4. Vivir con pasión, es lo que nos conduce a todos esos actos robados en silencio a el ser que amamos.
    Y así alimentamos nuestros sentimientos para que el jardín siempre rezume frescura y buen aroma .
    Un fuerte abrazo y un placer venir a visitarte Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Actos robados sin que tengan castigo, porque son robados por una buena causa ;-)

      Eliminar
  5. Una admiración ciega.
    Saltos y brincos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ciega, no...Tenemos que tener buena vista, jejeje

      Eliminar
  6. Mirar a las personas que se quiere es una gran satisfacción y tú Beatriz lo has plasmado de una manera tan sutil de forma que si él lo supiera aún te querría más.

    Un abrazo,

    ResponderEliminar
  7. Es tan bonito y considero a la vez tan dulce, poder observar, mirar atentamente y descubrir al otro cuando él no sabe que lo estamos observando. Las miradas se tornan caricias cuando nos fijamos en aquellos detalles que quizás en voz, o si nos descubrieran no sabríamos explicar.

    Siempre es un placer leerte.
    Feliz fin de semana!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto lo que dices: las miradas se convierten en caricias y como tal, nos dan satisfacción.

      Eliminar
  8. Esa persona, de existir, es muy afortunada de tener cerca a alguien que le tiene en sus pensamientos, le desea lo mejor y le ampara desde lejos. Algo así como un ángel de la guarda dulce y alentador ¿no? Precioso, Beatriz, escribiste con el alma. Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Debe haber un cuidado mutuo para que todo ruede. Lo que pasa es que cada uno lo expresa como mejor puede.

      Saludos

      Eliminar

Me harías feliz si dejaras aquí algo